Back to top

#Arabia Saudita

#Arabia Saudita

Defensores y defensoras de los derechos humanos, activistas e individuos que critican las políticas gubernamentales o expresan su disenso o diferencias de opinión son objeto de hostigamiento, vigilancia, detención arbitraria, campaña de difamación y juicios largos y parciales. Los familiares de los/as DDH también son tomados como blanco y sometidos a intimidación y hostigamiento a manos de las autoridades.

La nueva legislación contra el terrorismo, aprobada en el 2014, se utiliza para hacer blanco en defensores/as de derechos humanos y críticos del gobierno. Algunos recibieron severas sentencias en las cortes contra el terrorismo, entre ellas largas sentencias a prisión. El gobierno tiene en la mira a activistas en línea y familiares que denuncian violaciones a los derechos humanos. No se respetan el debido proceso ni el derecho a un juicio imparcial y los acusados/as suelen ser sentenciados a flagelo de cientos de latigazos.

Las organizaciones de derechos humanos y grupos independientes no están autorizadas a operar legalmente en el país. Así, sus integrantes corren riesgo de ser procesados por "crear una organización no inscripta". Se habló de una legislación sobre asociaciones que permitiría operar a organizaciones no benéficas sin fines de lucro, pero en el 2014 no fue aprobada.