Back to top

#Brasil

#Brasil

Las dificultades y amenazas que enfrentan defensores y defensoras de derechos humanos en Brasil siguen siendo muy altos, especialmente para quienes trabajan en temáticas relativas a la tierra, el ambiente, pueblos indígenas, derechos LGBTI, corrupción e impunidad. Muchos/as DDH han recibido amenazas de muerte, agresiones físicas, arrestos arbitrarios y juicios. Preocupa especialmente el alto número de asesinatos, que tienen lugar en un contexto de impunidad generalizada.

Brasil también sigue siendo un lugar extremadamente peligroso para defensores/as de derechos de personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI), ya que se mantiene en la cumbre del ranking mundial de asesinatos homofóbicos, con el 44% de los homicidios ocurridos en todo el mundo. A pesar de que allí se realiza la Marcha del Orgullo anual más grande del mundo y que la Suprema Corte ha reconocido la igualdad de derechos para parejas del mismo sexo, el estado todavía debe poner en marcha políticas y leyes que penen los crímenes homofóbicos.

Aunque Brasil ha sido uno de los países pioneros al crear el Programa Nacional de Protección de defensores de derechos humanos, sigue enfrentando dificultades y muchos/as DDH encuentran que su modelo es poco sostenible y que presenta una serie de debilidades. Otro problema que enfrentan los/as DDH se refiere a un proyecto de ley sobre organizaciones terroristas que podría criminalizar movimientos sociales ya que define a la organización terrorista como "aquellas actos preparatorios y llevados a cabo responden a ideologías, políticas (...) y cuyo propósito es causar terror, que pueda poner en peligro a una persona, bienes, la seguridad pública o la paz social o forzar a las autoridades a hacer o no hacer alguna cosa".