Back to top

#Represalias

#Represalias

Las represalias contra defensores y defensoras de derechos humanos motivadas por su compromiso con los sistemas regionales e internacionales de derechos humanos constituyen un ataque contra los derechos humanos, el estado de derecho y los mismos organismos mencionados.

Cada vez más, los Estados toman medidas contra los/as DDH que participan en conferencias y reuniones internacionales, entre ellas las organizadas por las Naciones Unidas, incluyendo el proceso del examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Este tipo de ataque se propone intimidar e impedir que los/as DDH locales se vinculen con los mecanismos internacionales de derechos humanos y el derecho humanitario internacional.

En el 2011, un informe elaborado por el Secretario General Ban Ki Moon reveló que se seguían denunciando actos de intimidación y represalia contra quienes trabajaban con la ONU por la protección y promoción de los derechos humanos. Desde entonces, todos los años, el Secretario General presenta un informe sobre represalias contra el Consejo de Derechos Humanos. Las amenazas y la intimidación de parte de funcionarios gubernamentales, el incremento de la vigilancia de actividades, detenciones arbitrarias, maltrato e inclusive actos de tortura fueron recursos utilizados -y todavía lo son- por algunos Estados para silenciar las críticas. A pesar de esta realidad,  los estados miembros de la ONU no han podido acordar en un mecanismo efectivo para evitar las represalias.

Las Naciones Unidas no pueden desarrollar su tarea invaluable a favor de los derechos humanos sin aquellos que cooperan con los representantes, relatores y otros mecanismos de la ONU. Cuando son tomados como blanco de represalias, todos estamos menos seguros. Cuando se  los ahoga, nuestra labor por los derechos humanos también se convierte en víctima. Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU.