Back to top

#Marruecos

#Marruecos

En respuesta a las protestas en favor de la reforma realizadas en febrero de 2011 en Marruecos, y que fueron inspiradas en los movimientos ocurridos en Egipto y Túnez, el Rey Mohammed VI prometió reformas, entre ellas el "fortalecimiento de los derechos humanos en todas sus dimensiones: política, económica, social, cultura, ambiental y del desarrollo." La nueva constitución, votada por el electorado en julio de 2011, prohibió los actos de tortura y el maltrato, la detención arbitraria y la desaparición forzada, garantizó mayor igualdad para la mujer e introdujo otras reformas jurídicas positivas.

Si bien todo esto ha sido positivo, siguen las dificultades para los/as defensores/as de derechos humanos. En algunos casos, los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación críticos del gobierno hacen frente a actos de hostigamiento y arrestos, mientras que la Ley de prensa de este país incluye penas de prisión para quien difunda "con malicia" "información falsa". Se han conocido denuncias de actos de tortura y maltrato de defensores y defensoras de derechos humanos detenidos/as y de activistas que fueron incomunicados.

Los funcionarios del gobierno pueden negarse arbitrariamente a negar la inscripción de asociaciones independientes. Aquellos grupos que trabajan en favor de los inmigrantes subsaharianos y los estudiantes universitarios desempleados, al igual que las organizaciones que defienden los derechos de los saharauis y amazighs.