Back to top

#Indonesia

#Indonesia

Los/as defensores/as de derechos humanos en Indonesia hacen frente a amenazas, intimidación, restricciones a su libertad de expresión y reunión, acoso judicial -incluidos procesos legales por difamación-, estigmatización, detenciones arbitrarias, malos tratos, torturas, desapariciones forzadas y asesinatos. Muchos de estos crímenes contra defensores/as son perpetrados por miembros de las fuerzas de seguridad y, según se informa, por grupos criminales al servicio de las autoridades.

Tanto la corrupción como los sobornos son evidentes en el sistema legal y del cumplimiento de la ley, y quienes han perpetrado serias violaciones a los derechos humanos durante el régimen anterior no fueron llevados a juicio. En lugar de esto, los/as DDH que critican los abusos del pasado o del presente son tomados como blanco y perseguidos. La legislación contra el terrorismo es utilizada para hacer blanco en los/as DDH, muchos de ellos tildados de insurgentes en un intento por minar su labor legítima.

En varias provincias de Indonesia existen movimientos políticos que llaman a la independencia y/o la autodeterminación. Es en estas áreas que aquellas personas que desarrollan actividades pacíficas en defensa de los derechos humanos están especialmente en riesgo porque son tomados como blanco tanto por las autoridades como por los grupos insurgentes. Los delitos contra los/as DDH en Yakarta, Aceh y Papúa Occidental han aumentado durante la década pasada, a la vez que el tsunami afectó la capacidad de los/as defensores/as para trabajar con eficacia.