Back to top

#Argelia

#Argelia

Cuando a comienzos de 2011, se levantó el estado de emergencia en el que vivió Argelia durante 19 años, esto no produjo un efecto positivo sobre la situación de defensores/as de los derechos humanos (DDH), que siguen sujetos a hostigamiento, amenazas, ataques físicos, detención arbitraria y procesos judiciales.

Las protestas pacíficas fueron dispersadas por la fuerza y, tanto manifestantes como defensores/as de los derechos humanos fueron arrestados y acusados. Sigue vigente la prohibición de protestas del año 2001, por tiempo indefinido, en la capital, Argelia. Varios defensores y defensoras han sido llevados a juicio por el Artículo 100 de Código Penal, que pena la incitación a reuniones sin que se porten armas.

La difamación penal se utiliza para ejercer presión sobre periodistas y periódicos independientes. La nueva Ley de Prensa, aprobada a fines de 2011, otorga a las autoridades el derecho a sancionar a los periodistas cuyo trabajo podría perjudicar los intereses económicos o de seguridad del país. La Ley de delitos cibernéticos de 2009, habilita al gobierno a ejercer el derecho a censurar o clausurar todo sitio en línea que considere constituye una amenaza al orden público o a la decencia.