Back to top

#Bangladesh

#Bangladesh

Los defensores y defensoras de los derechos humanos (DDH) de Bangladesh son objeto de hostigamiento judicial, arresto arbitrario, acusaciones fabricadas, secuestros, ataques físicos, tortura y ejecuciones extrajudiciales. Las violaciones de los derechos humanos de los defensores/as son perpetradas tanto por actores estatales como no estatales, e inclusive por corporaciones, a la vez que la impunidad constituye uno de los motivos de mayor preocupación en particular cuando los ataques fatales contra defensores/as y periodistas se hacen cada vez más comunes.

La policía o grupos armados afiliados a partidos políticos atacaron a decenas de periodistas en los últimos años. Tan solo en el 2012, fueron asesinados tres periodistas y otros 19, objeto de ataques físicos. Las periodistas mujeres son especialmente vulnerables: además de las amenazas asociadas a su tarea, muchas de ellas fueron acosadas y atacadas sexualmente, inclusive en sus lugares de trabajo. En la gran mayoría de los casos, estas violaciones quedaron impunes. En los primeros meses de 2015, fueron asesinados cuatro blogueros, una de las víctimas previamente había expresado su temor por un posible ataque, y comentado que sus denuncias por amenazas fueron ignoradas por la policía.

La legislación restrictiva también amenaza la labor de defensores y defensoras de derechos humanos en Bangladesh. La Ley de regulación de donaciones del exterior (actividades voluntarias) del 2014, aprobada por el Gabinete en ese año actualmente está a consideración del Parlamento, e incrementa el control gubernamental sobre la sociedad civil y restringe el envío de fondos. La ley de Comunicaciones y Tecnología de la Información (Information and Communications Technology Act - ICT) del 2006 (reformada en el 2013) también es utilizada para silenciar a defensores y defensoras de los derechos humanos y bloquear sitios web con contenido que las autoridades consideran sensible.