Back to top

#Iraq

#Iraq

Los/las defensores/as de los derechos humanos en Iraq son objeto de ataques, hostigamiento, arrestos y detención arbitraria sin mediar juicios. A pesar de que Iraq se adhirió a la Convención contra la Tortura en julio de 2011, los actos de tortura y el maltrato en los campos y centros de detención siguen extendidos, inclusive hacia defensores/as encarcelados/as y activistas por la democracia.

Los periodistas y organizaciones de medios de comunicación que informaron sobre protestas o defendieron los derechos humanos son habitualmente tomados como blanco de ataques que responden a motivaciones políticas y amenazas. En mayo de 2011, el Consejo de Ministros aprobó la "Ley sobre la libertad de expresión, opinión, reunión y manifestaciones pacíficas" que autoriza a los funcionarios a limitar la libertad de reunión para proteger "el interés público" y castiga cierto tipo de discursos e "insultos" públicos a las sectas religiosas o individuos reverenciados por alguna religión en particular.

En la región de Kurdistán, Iraq, la nueva legislación sobre ONG les permite recibir financiamiento de fuentes locales e internacionales, abrir sedes y armar redes. Sin embargo, la situación general de los/as defensores/as de derechos humanos en este área sigue siendo precaria por el habitual uso excesivo de la fuerza que hace la policía y la generalizada tortura aplicada a detenidos y los ataques contra los periodistas.