Back to top

Amaya Eva Coppens detenida bajo régimen de incomunicación

Estatus: 
Detención preventiva
Sobre la situación

El 19 de septiembre de 2018, Amaya Eva Coppens fue acusada de varios cargos, incluyendo secuestro, posesión ilegal de armas y terrorismo. Luego de haber permanecido nueve días bajo régimen de incomunicación, a la defensora de derechos humanos se le permitió recibir la visita de sus padres en la prisión de mujeres “La Esperanza”.

Sobre Amaya Eva Coppens

Amaya Eva CoppensAmaya Eva Coppens es defensora de derechos humanos de nacionalidad Nicaragüense y Belga, que ha jugado un rol importante en la protestas por la democracia en Nicaragua. Como líder del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, ella está defendiendo el derecho a la manifestación pacífica y en general los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses. La estudiante de medicina también es integrante de la Coordinadora Universitaria Democracia y la Justicia.

27 Septiembre 2018
Amaya Eva Coppens acusada de terrorismo

El 19 de septiembre de 2018, Amaya Eva Coppens fue acusada de varios cargos, incluyendo secuestro, posesión ilegal de armas y terrorismo. Luego de haber permanecido nueve días bajo régimen de incomunicación, a la defensora de derechos humanos se le permitió recibir la visita de sus padres en la prisión de mujeres “La Esperanza”.

Amaya Eva Coppens es defensora de derechos humanos de nacionalidad Nicaragüense y Belga, que ha jugado un rol importante en la protestas por la democracia en Nicaragua. Como líder del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, ella está defendiendo el derecho a la manifestación pacífica y en general los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses. La estudiante de medicina también es integrante de la Coordinadora Universitaria Democracia y la Justicia.

El 19 de septiembre de 2018, el Juzgado Penal del Distrito Capital en Managua celebró la primera audiencia en el caso de Amaya Eva Coppens. Durante la audiencia el Ministerio Público acusó a Amaya Eva Coppens y otro manifestante, Sergio Midence, de diferentes cargos, incluyendo secuestro, terrorismo, posesión ilegal de armas, lesiones psicológicas leves y entorpecimiento de servicios públicos. El Ministerio Público sostuvo que Amaya Eva Coppens y otros miembros del Movimiento Estudiantil 19 de Abril organizaron y llevaron a cabo ataques violentos en las calles de Leon, con el objetivo de intimidar a los y las nicaragüenses y romper el orden constitucional en el país. El juez a cargo del caso ordenó que Amaya Eva Coppens permaneciera bajo detención preventiva. La próxima audiencia en el caso de la defensora de derechos humanos tendrá lugar el próximo 3 de octubre de 2018

El día de la audiencia, a los padres de Amaya Eva Coppens les permitieron visitarla en la prisión “La Esperanza”, en donde permanece detenida. La defensora fue sometida a régimen de incomunicación por nueve días, antes de ser presentada ante un juez.

Fron Line Defenders, expresa nuevamente profunda preocupación por el patrón de criminalización en contra personas defensoras de derechos humanos, como Amaya Eva Coppens y otros líderes estudiantiles en Nicaragua, ya que se cree que dichas detenciones están motivadas por su legítima y pacífica labor en derechos humanos. Front Line Defenders insta a las autoridades de Nicaragua a que liberen inmediata e incondicionalmente a Amaya Eva Coppens, y demás personas defensoras de derechos humanos y líderes estudiantiles que permanecen detenidos, y que retiren todos los cargos en su contra.

14 Septiembre 2018
Amaya Eva Coppens detenida bajo régimen de incomunicación

El 10 de Septiembre de 2018, aproximadamente a las 5 p.m., la defensora de derechos humanos Amaya Eva Coppens fue detenida arbitrariamente por funcionarios paramilitares en la ciudad de Leon, Nicaragua. La autoridades confirmaron que Amaya Eva Coppens está detenida en la prisión “El Chipote”. Igualmente, las autoridades no han permitido ningún tipo de comunicación entre la defensora de derechos humanos y sus familiares o abogados desde su detención.

Descarga el Llamamiento

Amaya Eva Coppens es defensora de derechos humanos de nacionalidad Nicaragüense y Belga, que ha jugado un rol importante en la protestas por la democracia en Nicaragua. Como líder del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, ella está defendiendo el derecho a la manifestación pacífica y en general los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses. La estudiante de medicina también es integrante de la Coordinadora Universitaria Democracia y la Justicia.

El 10 de Septiembre de 2018, Amaya Eva Coppens y un participante de las protestas, Sergio Midence Delgadillo, fueron detenidos arbitrariamente por 20 funcionarios encapuchados de la policía paramilitar en una casa ubicada en la centro de Leon. Las fuerzas paramilitares los detuvieron sin haber presentado una orden de aprehensión y sus familiares y abogados fueron notificados de dicho arresto al día siguiente de haber tenido lugar. La defensora de derechos humanos y Sergio Midence Delgadillo fueron trasladados a la prisión El Chipote. Estudiantes que fueron liberados recientemente de dicha prisión, denunciaron que fueron sometidos a tortura física y psicológica, por lo que hay un gran riesgo que Amaya Eva Coppens, también sea sometida a prácticas de tortura.

A pesar de que han transcurrido más de 48 horas desde la detención de Amaya Eva Coppens, la defensora de derechos humanos no ha sido presentada ante un juez, ni le han permitido comunicarse con su abogado. Ya que su familia tampoco ha podido visitarla, se desconoce las condiciones de detención en las que se encuentra. Según medios de comunicación locales, Amaya Eva Coppens y Sergio Midence Delgadillo fueron detenidos por su presunta participación en actos terroristas, no obstante, ellos no han sido formalmente acusados de terrorismo.

Amaya Eva Coppens había sido previamente atacada, intimidada y acosada por su participación en el movimiento estudiantil, incluyendo que en el muro de su residencia escribieron la amenaza “Plomo, plomo”. En otra ocasión, derramaron gasolina fuera de su casa, también como una medida intimidatoria. En Abril, la defensora de derechos humanos fue insultada y golpeada por simpatizantes del gobierno y funcionarios policiales durante una protesta, igualmente recibió amenazas de muerte a través de las redes sociales. Debido a estos ataques, Amaya Eva Coppens se vio forzada a mudarse de su casa por tres meses.

Desde abril de 2018, las personas defensoras de derechos humanos en Nicaragua han sido blanco de ataques, amenazas y campañas de desprestigio, con el objetivo de debilitar su capacidad de trabajar por la protección de los derechos humanos, los cuales han sido seriamente vulnerados en el contexto de la crisis que envuelve a este país. En los últimos cinco meses ha habido un patrón de criminalización en contra de personas defensoras de derechos humanos y líderes del movimiento estudiantil.

Algunos de los líderes estudiantiles que han sido detenidos son Edwin Carcache Dávila, Yubrank Suazo, Byron Estrada, Luis Quiroz, Nahiroby Olivas, Juan Pablo Alvarado, Levis Rugama, Yaritza Mairena y Victoria Obando. Varios de ellos han enfrentado campañas de desprestigio, acoso y recibido amenazas de muerte a través de las redes sociales, antes de ser detenidos. Según ONGs locales, los líderes estudiantiles fueron detenidos arbitrariamente y trasladados a la prisión “El Chipote” sin informale a ellos, sus abogados o familiares de los motivos que justifican su detención o los cargos de los cuales se les acusa, evidenciando un claro patrón de criminalización.

En Junio de 2018, la Comisión Interamericana de derechos humanos (CIDH) puso en marcha el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) y desplegó su personal técnico para dar seguimiento a las recomendaciones basadas en la visita de la CIDH a Nicaragua, incluyendo sus Observaciones Preliminares y su informe "Graves violaciones de los derechos humanos en el contexto de las protestas sociales en Nicaragua". El MESENI ha expresado su preocupación por los ataques en contra de personas defensoras de derechos humanos en Nicaragua e instó a las autoridades locales a abstenerse de estigmatizar su trabajo. El MESENI también señaló la existencia de un patrón de represión caracterizado por detenciones arbitrarias, persecución por parte del sistema judicial y criminalización de activistas que se oponen al gobierno, manifestantes, estudiantes y personas defensoras de derechos humanos.

Asimismo, el 29 de agosto de 2018, el Presidente Ortega expulsó a la delegación de observadores de las Naciones Unidas después de que publicaran un informe completo sobre la crisis política de Nicaragua en el que se acusa al gobierno de graves violaciones de derechos humanos en contra de manifestantes, personas defensoras de derechos humanos, periodistas, estudiantes y líderes sociales. Las autoridades de Nicaragua han estado limitando el espacio para que los observadores internacionales supervisen y formulen recomendaciones sobre la situación de los derechos humanos en el país.

Front Line Defenders expresa profunda preocupación por el proceso de criminalización en contra de Amaya Eva Coppens y otros líderes estudiantiles en Nicaragua, ya que se cree está motivado por su legítima y pacífica labor en derechos humanos. Front Line Defenders insta a las autoridades de Nicaragua a que liberen inmediata e incondicionalmente a Amaya Eva Coppens, Sergio Midence Delgadillo, y demás personas defensoras de derechos humanos y líderes estudiantiles que permanecen detenidos, y que retiren todos los cargos en su contra.