Back to top

#Serbia

#Serbia

La situación de los defensores y defensoras de derechos humanos (DDH) en Serbia ha mejorado mucho desde comienzos del 2000. Sin embargo, algunas dificultades continúan: varios defensores y defensoras han sido objeto de amenazas, agresiones, actos de intimidación y campañas de difamación. La retórica nacionalista que describe a los/as DDH como antipatrióticos está extendida, especialmente en el discurso político y en los medios de comunicación. También se han denunciado situaciones de violencia física e intentos de ingreso por la fuerza.

Las mujeres defensoras de derechos humanos están especialmente expuestas a amenazas y campañas de difamación, también desde sectores religiosos y de extrema derecha. En marzo de 2014, el portavoz de la Unidad antiterrorismo del Ministerio del Interior hizo un llamado desde su perfil de Facebook para que los vándalos del fútbol (hooligans) se "ocupen" del grupo de derechos de la mujer Women in Black (WiB). La publicación apareció después de la vigilia en silencio que realizó WiB en conmemoración del 15 aniversario del inicio del conflicto armado en Serbia y Kosovo. Durante las semanas siguientes, la organización recibió un alarmante número de amenazas, y en el mes de julio siguiente, integrantes de WiB fueron atacadas cuando conmemoraban la masacre de Srebrenica.

Los/as defensores/as de personas LGBTI afrontan dificultades particularmente cuando organizan actos públicos como la marcha del orgullo gay. Después de que les negaron autorización para la realización de los desfiles en los años 2011, 1021 y 2013 por cuestiones de seguridad, la marcha se realizó finalmente en el 2014 bajo un estricto operativo de protección policial. Quienes organizan estas marchas reciben regularmente mensajes amenazantes relacionados con la marcha del orgullo u otros actos públicos.