Back to top

Desaparición de Sergio Rivera Hernández

Estatus: 
Paradero desconocido
Sobre la Situación

El 23 de agosto de 2018, el defensor de derechos de los pueblos indígenas y el territorio Sergio Rivera Hernández desapareció cuando se encontraba transitando en su motocicleta en la municipalidad de San Pablo Zoquitlán, Puebla.

About Sergio Rivera Hernández

Sergio HernándezSergio Rivera Hernández es un defensor indígena de Pueblo Nahua y miembro del Movimiento Agrario Indígena Zapatista (MAIZ), una organización nacional que trabaja desde 1996 por los derechos de los pueblos indígenas, sus tierras ancestrales y los derechos ambientales en distintas regiones de México. El defensor ha protegido activamente los derechos de las comunidades indígenas que han estado expuestas a violaciones de derechos humanos como consecuencia de las construcción del sistema hidroeléctrico Coyolapa-Atzatlán en la región de Sierra Negra ubicada en el estado de Puebla. Este proyecto consiste en dos represas y está liderado por la compañía mexicana Minera Autlán.

28 Agosto 2018
Desaparición del defensor de derechos de los pueblos indígenas y el territorio Sergio Rivera Hernández

El 23 de agosto de 2018, el defensor de derechos de los pueblos indígenas y el territorio Sergio Rivera Hernández desapareció cuando se encontraba transitando en su motocicleta en la municipalidad de San Pablo Zoquitlán, Puebla.

Mira o Descarga la Version PDF

El 23 de agosto de 2018, pasadas las 6 p.m., Sergio Rivera Hernández desapareció mientras se encontraba transitando en su motocicleta desde su residencia en Coyolapa hacia su comunidad en Tepexilotla, ubucada a unos 20 minutos. Aproximadamente una hora después, algunos miembros de la comunidad aseguraron haber identificado una camioneta pick-up blanca transitando a alta velocidad en Tepexilotla. Otra persona perteneciente a la comunidad aseguró haber visto la motocicleta del defensor de derechos humanos cerca de una carretera con algunos papeles blancos alrededor, sin embargo no había rastro del defensor.

Sergio Rivera Hernández ha enfrentado varias amenazas y ataques debido a su labor como defensor de derechos humanos. El 29 de junio de 2018, él fue golpeado por cuatro hombres vinculados al gobierno municipal de Zoquitlán, quienes le dijeron que el ataque era consecuencia de su rol en la resistencia pacífica al proyecto hidroeléctrico de Coyolapa-Atzatlán. Pocos días antes de su desaparición, el defensor recibió una amenaza de muerte a través de un mensaje de voz que recibió en Whatsapp. El defensor también fue amenazado por un familiar del Alcalde de Zoquitlán, quien antes de las elecciones celebradas el 1 de Julio de 2018, le dijo: “rézale a Dios que el PRD (Partido Democrático Revolucionario) no pierda. Yo me encargaré de que te pase algo, yo conozco gente en Coyolapa”. El 9 de febrero de 2018, cuando se encontraba regresando de un viaje de incidencia en Ciudad de México con un grupo de personas defensoras, hombres armados quemaron el autobús en el que viajaban después de ordenarles que desalojaran el vehículo mientras los apuntaban.

Front Line Defenders expresa seria preocupación por la desaparición del defensor de derechos humanos Sergio Rivera Hernández, ya que considera que esta es una medida de retaliación por su rol en la denuncia de violaciones de derechos humanos derivadas del proyecto hidroeléctrico Coyolapa-Atzatlán, que está afectando tanto a su comunidad como a otras comunidades en la región de Sierra Negra, Puebla. Front Line Defenders expresa mayor preocupación por la falta de un ambiente seguro en México donde las personas defensoras puedan llevar a cabo su valiosa labor.

Front Line Defenders urge a las autoridades en México a:

1. Tomar todas las medidas necesarias para determinar el paradero de Sergio Rivera Hernández y garantizar si integridad y seguridad física y psicológica, así como también la de su familia, su comunidad y demás integrantes de MAIZ;

2. Llevar a cabo una investigación inmediata, exhaustiva e imparcial sobre la desaparición de Sergio Rivera Hernández, así como las amenazas y ataques en su contra, con miras a publicar los resultados y llevar a los responsables ante un tribunal competente e imparcial, en concordancia con los estándares internacionales;

3. Cesar cualquier forma de acoso por parte de autoridades locales en contra de Sergio Rivera Hernández, ya que se cree está vinculado a su labor por la defensa de los derechos humanos.

4. Garantizar,bajo cualquier circunstancia, que los defensores y defensoras de los derechos humanos en México puedan seguir con sus actividades de defensa de los derechos humanos sin temor a represalias y sin restricciones.