Back to top
27 Marzo 2020

Protección física, emocional y digital para el trabajo desde casa en tiempos del COVID-19

Ideas y consejos para personas defensoras de derechos humanos

Comparte tus ideas o sugerencias de protección en base a tu experiencia que puedan beneficiar a otros/as DDH u organizaciones en riesgo, esta guía es un guía en desarrollo. más esta guía.

La versión de este artículo estará disponible pronto en árabe, francés, inglés, ruso y español.

Una pandemia mundial es una situación nueva para todos y todas. La mayoría de nosotros/as estamos trabajando de forma remota o vamos a tener que hacerlo pronto. Muchas personas utilizarán su casa como oficina. En algunos lugares, no hay duda de que se abusará de esta crisis para reprimir aún más a los/as defensores/as de derechos humanos (DDH) y a las organizaciones de derechos humanos (ODH), como ya se ha hecho en otras situaciones de crisis en el pasado. Asimismo, los entornos físicos y emocionales son muy diferentes para cada uno/a de nosotros/as.

Sin embargo, Front Line Defenders tiene experiencia asesorando a DDH que trabajan desde casa y además, parte de su propio equipo lo ha estado haciendo, de forma segura, durante años. A continuación detallamos algunas opiniones y aprendizajes sobre los desafíos de esta modalidad de trabajo. Es difícil ofrecer una única solución para todos/as, especialmente en lo que se refiere a la protección física y emocional. Lo que proponemos es una inspiración para evaluar y mejorar la protección en tu caso particular. Si eres un/a DDH o formas parte de una ODH en riesgo en tu país, siempre puedes contactar con Front Line Defenders para obtener ayuda: la organización sigue trabajando y está totalmente operativa durante este tiempo.

Te aconsejamos que te comuniques de forma clara y rápida con tus donantes y socios en relación con tu situación particular. En estos tiempos de desafíos sin precedentes, los donantes del ámbito de los derechos humanos son muy sensibles a las dificultades que plantea esta crisis a sus socios y beneficiarios. Creemos que la situación será mucho más manejable si conocen lo que tú y tu organización podéis hacer o es imposible hacer en este momento con respecto a vuestro trabajo o colaboración con ellos. Quizá también puedan ayudarte con necesidades específicas en este momento, como equipos portátiles para trabajar desde casa o medidas de seguridad adicionales en el hogar.

Protección física

physical_protection.jpg

Piensa qué lugar o habitación es mejor para trabajar sobre temas sensibles. Por ejemplo, ¿es un sótano una mejor opción? ¿Qué tan fácil es llegar a tu espacio de trabajo desde la puerta de entrada de tu apartamento o casa? ¿Puede ver la gente la pantalla de tu computadora, tu escritorio o tus papeles desde el exterior? ¿Quieres o puedes evitar que tus compañeros/as de casa te vean trabajando, o escuchen conversaciones sensibles por teléfono o por Internet? Puedes intentar hablar en voz baja si los vecinos pueden escuchar las conversaciones, cerrar las ventanas cuando hables o usar un lenguaje codificado.

Intenta no dejar tu trabajo por la casa (no dejes puertos USB y documentos esparcidos por ahí). Mantén el orden y protege la información confidencial. Plantéate poner candados a los cajones o guardar el trabajo en armarios con llave, etc. Piensa en ubicar buenos escondites (o algún tipo de caja de seguridad) por si necesitas ocultar rápidamente tu información valiosa. Sé creativo, por ejemplo; saca un ladrillo o una teja del suelo o la pared, en el techo, debajo de la tarima, pegado con cinta adhesiva dentro del desagüe de la ducha, etc.

Al final de cada día, pon todo en un lugar seguro, entre otros los documentos, computadoras y teléfonos. Mantén el escritorio limpio. Apaga la computadora, no la dejes en suspensión ni encendida.

Ten un sistema para destruir información y archivos sensibles. Puede ser triturarlos, romperlos en pedazos pequeños, quemarlos, etc.

Piensa en utilizar un sistema de vigilancia simple del espacio cuando no estés allí. Podría ser poner trampas sencillas para detectar si alguien ha entrado en la casa o la habitación, o ha abierto un cajón. Otra opción son las soluciones digitales, por ejemplo, aplicaciones de teléfonos móviles como Haven que podrías usar con un teléfono Android antiguo para monitorear tu espacio de trabajo.

Asegúrate de tener una buena configuración ergonómica de tu espacio de trabajo. Reduce los riesgos de tropiezo. Ten a mano un botiquín de primeros auxilios y suficientes medicamentos. Abastécete de suficiente agua para 4 días y de lo que necesites para estar recluido/a.

Si compartes alojamiento con otras personas (familiares, amigas, compañeras de cuarto), haz una reunión para asegurarte de que todas estén al tanto de las reglas de seguridad que deseas aplicar (por ejemplo, no abrir la puerta sin comprobar quién es, no tocar la computadora portátil, etc.). Es bueno tener una reunión de control de seguridad con ellos/as todos los días para analizar cómo está cambiando la situación y si notan algo nuevo o fuera de lugar.

Prepara los números de emergencia y tenlos a mano, ya sean escritos, impresos y pegados a la pared, guardados en tu teléfono o en tu cartera. Plantéate tener un plan de comunicación con tu entorno cercano en caso de necesitar apoyo. Esto implica llamar a una o dos personas, y que ellas mismas sepan a quién llamar y qué hacer para brindarte apoyo.

Ten preparado un plan de evacuación, con diferentes salidas y un punto de encuentro en el exterior. Es aconsejable que hagáis simulacros. A veces, simplemente colocar una escalera cerca de la valla puede mejorar significativamente la seguridad en tu hogar. Algunas personas también tienen una maleta ya preparada al lado de la salida, con copias de los documentos confidenciales, algo de efectivo, un cargador del teléfono, una antorcha o linterna, medicamentos y otros artículos que consideres útiles.

Si estás pensando tener reuniones en persona en casa, ten en cuenta las restricciones vigentes y respeta las recomendaciones de salud. Prepara una historia como tapadera sobre tus visitantes, sobre quiénes son y por qué te visitan, por si tus vecinos/as u otras personas te preguntan. Además, sería buena idea que las personas que te visiten no digan a los taxistas (ni a las aplicaciones de transporte) tu dirección exacta, sino algún lugar cercano conocido como por ejemplo un lugar de culto, un parque, una tienda, etc. Si vienen en su propio vehículo, es mejor que no estacionen delante de tu casa; pueden hacerlo más abajo en la calle para que no les relacionen directamente contigo. Asegúrate de dar las indicaciones de forma muy clara para que los/as visitantes no tengan que preguntarle a nadie cómo encontrarte.

Ten en cuenta siempre los riesgos para la seguridad en la casa, como el fuego. Es posible que ahora cocines más en casa, utilices más los enchufes, fumes en casa. Además, los/as niños/as estarán más confinados/as así como tus vecinos/as, lo que aumenta el riesgo de que se produzca un incendio. Ten un plan contra incendios. Plantéate contar con mantas de lana para ser utilizadas mantas contra incendios, detectores de humo si es posible, administra tu uso de electricidad e intenta utilizar protectores contra sobretensiones, reducir la cantidad de combustible, etc.

Piensa en llevar una alarma personal dentro den casa y cuando salgas para llamar la atención si lo necesitas, como por ejemplo un silbato.

Mantén tus puertas cerradas, con la llave puesta en la cerradura por dentro, a menos que alguien de fuera pueda alcanzarla y abrirla. En ese caso, mantén la llave preparada en el mismo lugar, lejos de la puerta (y de la vista) por si la necesitas en una emergencia. Piensa en el patrón de ataques criminales en tu zona. Generalmente el número de robos en las casas disminuye cuando la gente está en sus hogares, pero puede que aumenten otros delitos (contra oficinas o tiendas). Protege (o llévate) la información valiosa de tu oficina antes de irte. Analiza cómo podrían aprovecharse tus enemigos de que trabajes desde casa y piensa en en medidas de mitigación.

Evita las rutinas habituales, especialmente cuando salgas y viajes. Cuando vayas a comprar, piensa en los riesgos de dejar tus dispositivos en casa frente a llevarlos contigo. Si sales de casa, apaga los dispositivos y escóndelos. Cuando salgas, asegúrate de decirle a alguien a dónde vas, qué ruta utilizarás, a qué hora esperas volver, cómo contactarte en caso de ser necesario, etc. Asimismo, puedes utilizar mecanismos como compartir tu ubicación en tiempo real o protocolos de control («He llegado», «salgo ahora», «debería estar allí en 20 minutos», etc.).

Sé discreto y evita ser perseguido/a por la policía o las fuerzas de seguridad por violar alguna norma local.

Es fácil decirlo pero intenta planificar una seguridad o sostenibilidad económica, ya que esta situación podría durar más de lo que se prevé actualmente. Si puede, háblelo con sus donantes o patrocinadores. Intenta identificar un fondo de emergencia que puedas crear o al que puedas tener acceso, tal vez en colaboración con otras personas o instituciones. Conéctate en línea con tus comunidades locales para ver cuáles son las posibles estrategias de autoorganización para apoyaros mutuamente

Protección emociona

Credit: Aman A Dalal

Es importante reconocer, individualmente y con las personas con las que trabajas, que esta situación tiene un gran impacto emocional. Los niveles de productividad no serán los mismos, y cada persona tendrá que adaptarse al nuevo contexto a su propio ritmo. Asimismo, sentiréis el efecto de la reducción de las interacciones personales y de no tener colegas disponibles para hablar tanto como antes.

Si puedes, habla con alguien sobre tu estado de ánimo, comparte algunos de tus pensamientos y emociones actuales; puede ser cualquier persona de tu comunidad con quien tengas confianza mutua y una conexión positiva. Ten en cuenta que esta situación puede ser diferente de la habitual y puede que experimentes otros sentimientos, emociones y pensamientos. Puede que en la situación actual cambien tus necesidades y reacciones ante las cosas triviales. Intenta aprovechar la situación para dar un paso atrás y hacer un descanso cuando lo necesites. Intenta ser un poco más paciente y cuidarte.

Si tienes responsabilidades de trabajo y de cuidados, intenta organizar tu día para no trabajar horas de más. Es posible que quieras planear cómo lidiar con la situación, pero debes estar preparado/a para lo inesperado. Es posible que haya momentos en los que tendrás que acortar tu jornada laboral o tus responsabilidades para poder ocuparte de otras obligaciones. Puede que tengas sentimientos encontrados relacionados con estos desafíos. Trata de tomarte un tiempo de silencio para llegar a la aceptación y a las posibles soluciones. Intenta ser creativo/a y flexible contigo mismo, por no poder manejarlo todo. Lo más probable es que no se trate de ti, sino de la sobrecarga de responsabilidades. Prepárate para renunciar o posponer algunas de las responsabilidades laborales o domésticas.

Asegúrate de comer sano (¡también los aperitivos!) en el momento adecuado, dormir suficientes horas y cuando lo necesites, hacer el ejercicio diario adecuado para ti. Ten en cuenta que lo de trabajar desde casa y estar desconectado/a del mundo puede durar más tiempo de lo esperado inicialmente.

Crea un horario claro de tu día de trabajo y respétalo lo máximo que puedas. Trata de evitar mezclar las actividades laborales con las personales. Trata el tiempo de trabajo como si estuvieras en la oficina, y el personal como si estuvieras fuera de ella. Te ayudará a poner límites. Apaga tu computadora portátil cuando termines de trabajar, o al menos cierra las cuentas o programas de correo electrónico, de mensajería, etc.

Si puedes, organiza un lugar separado en casa como espacio laboral y no trabajes por toda la casa. Esto creará un lugar funcional donde sentirás que estás en el trabajo. Y garantizará que éste no invada tu espacio privado y viceversa. Es posible que sea una forma clara de hacer ver a las personas con las que vives que cuando estás en «el lugar de trabajo», estás «trabajando» y no pueden distraerte. ¡Intenta no trabajar nunca donde descanses o comas!

Si no estás en cuarentena, sal todos los días a caminar, correr, montar en bicicleta, etc. Puedes hacerlo en cualquier momento. Sin embargo, es mejor tener una rutina (por ejemplo, caminar después del almuerzo, correr por la mañana antes de comenzar a trabajar, etc.).

Al menos una vez cada hora, levántate, estira, camina alrededor de tu casa, cierra los ojos varias veces.

Piensa si el nivel de ruido, música y radio que suena de fondo en tu casa te ayuda o te provoca más estrés o cansancio. Realiza los ajustes adecuados a tus necesidades (¡que podrían variar cada día!)

Para controlar la ansiedad, reduce la exposición a noticias sobre el COVID19; establece una hora y duración específicas al día para obtener información. Intenta no leer noticias por la noche cuando estés preparando tu cuerpo y mente para el sueño. Si aumentan los niveles de ansiedad, plantéate practicar o ayudar a tus compañeros/as de casa a que practiquen técnicas de manejo del estrés - puede que os ayude la meditación, el yoga o la oración.

Si hay más gente viviendo en la casa, asegúrate de tener momentos de silencio para recargar pilas o relajarte, incluso si la única opción es encerrarte en el baño.

Muchas redes locales están reuniendo información sobre bienestar durante la pandemia, así como sesiones en línea de yoga, baile, ejercicios y seminarios web para ayudar a superar estos tiempos difíciles. Ponte en contacto con ellos/as!

Protección digital

digital_protection.jpg

Ten en cuenta el incremento de intentos utilizando la situación actual para engañarte (manipularte) para que proporciones el acceso a tus cuentas, infecten tus dispositivos, proporciones contraseñas, etc. mediante el envío de enlaces falsos, documentos maliciosos, mensajes y correos electrónicos de phishing, etc. Extrema la vigilancia.

Si la situación en tu zona requiere que te quedes en casa, es posible que desees hacer la compra online. Ten en cuenta que algunos establecimientos requieren que utilices aplicaciones que acceden a tu ubicación a través del GPS. Si esto supone un riesgo, planifica cuidadosamente o analiza si hay otras opciones, como llamar a los proveedores en lugar de utilizar la aplicación.

Protege tu red wifi: plantéate utilizar un nombre para tu red wifi que no te relacione o considera ocultar el nombre. Establece la contraseña de acceso a la red wifi de manera que sea necesario introducirla para conectarse. Crea una contraseña fuerte. Cámbiala de vez en cuando. Cambia la contraseña predeterminada del administrador de tu rúter y desactiva los inicios de sesión desde fuera de tu red. Puedes realizar todos estos cambios si inicias sesión en tu rúter y buscas su manual en línea para aprender cómo hacerlo.

Asegúrate de que tus dispositivos cuenten con medidas de seguridad básica (tanto computadoras como teléfonos): esto es especialmente importante cuando comienzas a utilizar tus dispositivos privados para trabajar. Es bueno revisarlos antes de comenzar a trabajar. Ten en cuenta lo siguiente:

  • ¿estás utilizando la última versión del sistema operativo (en todas tus computadoras y teléfonos)?
  • elimina todos los programas innecesarios o que no utilices (en particular, Flash y Java)
  • actualiza y renueva los sistemas operativos, programas y aplicaciones, para que solo funcionen las últimas versiones
  • asegúrate de tener la configuración adecuada del sistema operativo, que dependerá del que estés utilizando (consulta los enlaces en la parte inferior con algunas instrucciones para sistemas concretos). Esto incluye, entre otros:
    • cifrado de disco completo (MS Windows: BitLocker or VeraCrypt si no tienes BitLocker, Mac OS: FileVault, Linux: LUKS, Android:
    • Ve a la Configuración> Seguridad> Cifrado; Iphone: los dispositivos iOS se encriptan cuando estableces la contraseña o el pin)
    • crea contraseñas fuertes o un PIN largo para iniciar sesión en el dispositivo
    • activa el firewall de tu sistema operativo y revisa su configuración (Windows, Mac)
    • usa la protección del antivirus (Windows: Microsoft Security Essentials, también y para otros sistemas operativos plantéate utilizar Malwarebytes). Puedes usar VirusTotal.com para escanear enlaces antes de abrirlos.

Utiliza navegadores seguros y actualizados. Front Line Defenders recomienda Firefox (o Chrome o Chromium) con una configuración adecuada y add-ons/extensiones: uBlock Origin, HTTPS Everywhere, Privacy Badger, Cookie AutoDelete, Facebook Container, y considera utilizar NoScript. Todas esas extensiones se encuentran también disponibles para Chrome/Chromium en web store.

Utiliza un gestor de contraseñas como KeePassXC para mantener tus contraseñas seguras offline (si necesitas un gestor de contraseñas online plantéate Bitwarden pero asegúrate de configurar la autenticación en dos pasos para iniciar sesión y acceder a tu lista de contraseñas y ten en cuenta que introduces nuevos riesgos al almacenar las contraseñas en línea).

Si necesitas programas de procesamiento de textos, hojas de cálculo y otros programas de suite ofimática, piensa en usar LibreOffice.

Analiza si necesitas usar una VPN o un proxy para proteger tu actividad de Internet de tu proveedor de servicios de Internet de casa. Si no quieres que tu ISP sepa con qué servidores te comunicas, puedes comprar un acceso VPN o usar alguna de estas opciones gratuitas:

Trabajar desde casa implica que deberás guardar información relacionada con el trabajo (a veces sensible) en tus dispositivos. Decide cuidadosamente qué dispositivos utilizarás para almacenar la información del trabajo. Hazte preguntas como:
¿Debo usar el teléfono móvil para el trabajo? ¿Necesito un teléfono distinto?
¿Necesito otra computadora portátil?
¿Quién tiene acceso a los dispositivos que decidí usar para trabajar, aparte de mí?
¿Cómo puedo separar la información privada de la laboral? ¿Debo crear una cuenta de usuario diferente en una computadora para actividades relacionadas con el trabajo separada del uso personal?

Planifica cuánto tiempo almacenarás la información sensible en tus dispositivos de casa. Y cómo la eliminarás de forma segura.

Es posible que quieras utilizar un almacenamiento en la nube seguro cifrado de extremo a extremo para compartir archivos con personas o tal vez hacer una copia de seguridad de cierta información. Puedes seguir estas recomendaciones:

  • Sync.com (hasta 5 GB de archivos en la nube gratis, cifrados de extremo a extremo)
  • Mega.nz (hasta 15 GB de archivos en la nube gratis, cifrados de extremo a extremo)
  • si utilizas una nube de archivos no cifrados de extremo a extremo, piensa en usar Cryptomator para cifrarlos de forma independiente antes de almacenarlos en línea
  • share.riseup.net puede ayudarte a enviar hasta 50 MB con un cifrado de extremo a extremo. Borrará de forma automática tus archivos después de 12 horas..
  • send.firefox.com puede ayudarte a enviar hasta 1 GB con un cifrado de extremo a extremo. Borrará de forma automática tus archivos al día siguiente o después de descargalos. Puedes agregar una contraseña para proteger más tu información. Es mejor compartir esta contraseña por un medio diferente que el que uses para compartir el enlace, por ejemplo; envías el enlace por correo electrónico y la contraseña por Signal.
  • send.tresorit.com puede ayudarte a enviar hasta 5 GB con cifrado de extremo a extremo. Eliminará automáticamente tu información después de 7 días o de 10 descargas.
  • OnionShare.org puede ayudarte a compartir de forma segura y anónima archivos de cualquier tamaño directamente desde tu computadora utilizando Tor Network.

Es importante hacer una copia de seguridad de tus dispositivos regularmente (se recomienda hacerlo una vez a la semana o después de un trabajo intensivo). Puedes utilizar programas disponibles en tu sistema (como la opción de copia de seguridad de tu sistema o FreeFileSync en Windows, TimeMachine en Mac, Déjà Dup en Ubuntu). Front Line Defenders recomienda hacer una copia de seguridad en un disco duro externo y esconderlo. Otra opción es utilizar un almacenamiento en la nube seguro cifrado de extremo a extremo, pero esto introduce nuevos riesgos. También debes hacer una copia de seguridad de tus teléfonos, te recomendamos que lo hagas en una computadora local en lugar de en la nube.

Al trabajar de forma remota, lo más probable es que necesites colaborar en documentos y hojas de cálculo con otras personas. Puedes editar documentos consecutivamente en una computadora local e intercambiarlos por correo electrónico seguro o por servicios de mensajería de texto seguros que te proponemos a continuación. O puedes editar simultáneamente con otras personas el mismo documento usando simplemente tu navegador en servicios como:

  • CryptPad - es un servicio de cifrado de extremo a extremo para editar documentos y hojas de cálculo u organizar encuestas, etc. Puedes almacenar hasta 1 GB de información de forma gratuita. Puedes registrarte de forma gratuita para almacenar tus documentos permanentemente (spara usuarios no registrados los documentos se eliminan tras 3 meses de inactividad).
  • Riseup Pads - coedición de documentos simples. Puedes configurar que los documentos se eliminen después de 1 día, 60 días o 1 año. Este servicio utiliza el software EtherPad.

Ten en cuenta que los dos servicios anteriores permiten a todas las personas que tengan el enlace el acceso a tu documento y la posibilidad de editarlo. Es importante proteger el enlace.
También hay soluciones comerciales similares a las anteriores, como Google Docs o Microsoft Office 365.

Al trabajar desde casa, seguramente tendrás que comunicarte de forma segura con otras personas. Ten en cuenta que todas las llamadas y mensajes de teléfono móvil habituales no son seguros y que tu compañía de teléfono tiene total acceso a ellos. En lugar de eso, recomendamos usar una de las siguientes opciones gratuitas de cifrado de extremo a extremo:

  • Signal: comunicación privada por mensaje y voz y comunicación grupal por mensaje. Recomendamos activar: Configuración> Privacidad> Bloqueo de pantalla, Seguridad de pantalla y Bloqueo de registro. También te recomendamos que configures la opción de Desaparición de mensajes para cada conversación que tengas.
  • Wire: comunicación privada o de pequeños grupos por mensaje y voz. Puedes usar el correo electrónico o tu número de teléfono para registrarte. Ten en cuenta que este servicio es provisto por una empresa
  • Delta Chat: comunicación privada y grupal por mensaje. Es muy resistente frente al bloqueo, ya que funciona por correo electrónico, por lo que es necesario registrarse con una dirección de correo electrónico existente.

Cuando te comuniques en un grupo, comprueba siempre la identidad de todas las personas que participan pidiéndoles que hablen. No confíes en saber quién está conectado simplemente viendo los nombres. Ten en cuenta que ninguna de las opciones enumeradas a continuación está cifrada de extremo a extremo. El cifrado va al servidor y desde el mismo, por lo que el servidor tiene acceso a todas las comunicaciones.
Opciones gratuitas:

Opciones de pago - ten en cuenta la política, la seguridad y los desafíos de dar apoyo a las grandes empresas de EE.UU:

Si deseas organizar un seminario web o una capacitación en línea, puedes usar las herramientas descritas anteriormente para la comunicación grupal. Algunas buenas prácticas que puedes implementar son:

  • asegurarte de saber quién está conectado (si es necesario)
  • acordar las reglas básicas, como por ejemplo, mantener las cámaras encendidas o apagadas, el micrófono encendido o apagado cuando no se habla, indicar cuando los/as participantes desean hablar, quién presidirá la reunión, quién tomará notas, dónde se escribirán y cómo se distribuirán, etc.
  • ponerse de acuerdo en las agendas y horarios. Si tu seminario web dura más de una hora, probablemente sea mejor dividirlo en sesiones de una hora separadas por un descanso acordado con los/as participantes, para que tengan tiempo de relajarse y hacer otras cosas necesarias. Piensa en la posibilidad de que no todos/as regresen después del descanso. Quizás debas tener medios alternativos para comunicarte con ellos/as y asegurarte de que vuelvan, por ejemplo a través de Signal/Wire/DeltaChat.
  • por supuesto, es más fácil usar un servicio de reunión al que los/as participantes se puedan conectar mediante el navegador sin necesidad de registrarse o instalar un programa especial, uno con el que también la persona que organiza el seminario web pueda silenciar los micrófonos y cerrar las cámaras de los participantes.

Lo más probable es que quieras seguir usando tu correo electrónico habitual. Respeta las buenas prácticas de seguridad habituales, como tener una buena contraseña, activar la autenticación de doble factor, revisar la configuración de tu cuenta de correo electrónico, entre otros que tu correo no se reenvíe a otras direcciones, ver qué dispositivos se conectan a tu correo, qué actividad hay en tu cuenta - cuándo se inició sesión en tu cuenta de correo, etc. - todo esto dependiendo de la disponibilidad de tu cuenta. Por otro lado, si necesitas una nueva dirección de correo electrónico segura, FLD recomienda::

  • Protonmail - establece de forma adicional la autenticación de doble factor (ir a Configuración > Seguridad y activar la autenticación de doble factor). Deberás instalar la aplicación andOTP, Duo Mobile o Authy en tu teléfono para completar este paso y escanear el código en la pantalla de tu computadora con esta aplicación).
  • Tutanota - establece de forma adicional la autenticación de doble factor (ir a Configuración > Iniciar sesión > Autenticación de doble factor.

Ten en cuenta que solo se cifran de extremo a extremo los correos electrónicos entre cuentas del mismo servicio, Tutanota o Protonmail. Los que se envían fuera no están cifrados (generalmente).

Si necesitas un calendario compartido y no deseas utilizar los servicios de una gran empresa para ello, visita:

Para realizar cuestionarios consulta::

Te recomendamos que tengas cuidado con los servicios en línea a la hora de gestionar información sensible.

Dispositivos/aplicaciones de seguimiento por motivos de salud: Algunos Gobiernos han impuesto requisitos para que los/as visitantes que lleguen al país descarguen una aplicación y proporcionen su número de teléfono móvil para poder darles seguimiento por razones de salud pública. Estos requisitos pueden durar más de lo necesario. Consulta con las aerolíneas, los ministerios de Asuntos Exteriores o las embajadas de tu país de destino, IATA y otras páginas web autorizadas antes de tomar la decisión de viajar. Si puedes, plantéate ejecutar este tipo de aplicaciones desde un perfil de la aplicación Shelter.

Otras guías:

General digital protection guides:

Violaciones 
Ubicación