Back to top
9 Febrero 2021

Análisis Global 2020

[Ciudad de México / Río de Janeiro - 15 de abril de 2021] - Front Line Defenders lanzó hoy su edición en español del Análisis Global 2020 sobre la situación de los defensores y defensoras de derechos humanos (DDH) en riesgo en todo el mundo. El informe detalla las agresiones físicas, las campañas de difamación, las amenazas a la seguridad digital, el acoso judicial y los ataques por motivos de género a los que se enfrentan los/as DDH, especialmente las mujeres y las personas de género no conforme. En la región de América, 284 DDH fueron asesinados, lo que representa el 86% de todos los/as DDH asesinados en 2020.

Descarga Análisis Global 2020

Los defensores y defensoras de derechos humanos respondieron a la pandemia de la COVID-19 asumiendo roles adicionales, y a menudo de liderazgo, en materia de salud y apoyo comunitarios para llenar los vacíos que dejaron los Gobiernos. Demostraron ser indispensables a la hora de salvar vidas, entregar paquetes de alimentos o equipos de protección personal o medicamentos a las personas enfermas y ancianas que no podían moverse durante los periodos de confinamiento. Sin embargo, a pesar de las medidas adoptadas para dar respuesta a la pandemia, continuaron enfrentándose a una avalancha de ataques, que iban desde la criminalización y el acoso hasta ataques físicos y asesinatos, mientras las élites políticas y económicas arremetían contra quienes trabajaban por la justicia social, económica y de género.

Quizás el hallazgo más impactante es que a pesar de que se implementaron confinamientos totales en muchos países durante largos periodos, el número de asesinatos de DDH documentados por Front Line Defenders y sus socios1 superó nuevamente la cifra de 300. Concretamente Colombia, no solo fue líder mundial por el número de asesinatos, sino que representó el 53 % de todos los asesinatos de DDH documentados, a pesar de las medidas de confinamiento, e incluso como consecuencia de ellas. Desde la adopción del acuerdo de paz en 2016, Colombia ha sido año tras año líder mundial en la cifra asesinatos de DDH, lo que equivale al asesinato de un/a DDH en el país cada 2,5 días.

En su intervención durante el lanzamiento del Análisis Global 2020 en Dublín, Olive Moore, directora adjunta de FLD, señaló:

Si bien 2020 fue un año difícil para todos y todas, fue especialmente desafiante para los defensores y defensoras de derechos humanos, quienes se pusieron en pie para hacer frente a desafíos sin precedentes. Se enfrentaron a un aumento de los ataques, la inseguridad económica y el impacto de la enfermedad y la muerte en sus comunidades, pero trabajaron para llenar los vacíos de las insuficientes respuestas de los Gobiernos a la pandemia; debemos agradecer la naturaleza heroica de su labor. Los/as DDH y la sociedad civil demostraron definitivamente que su trabajo es inestimable. El hecho de que estén siendo objeto de ataques, como se detalla en este informe, es inconcebible.

En 2020 en la región de América, además de los asesinatos, los ataques más frecuentes contra estas personas fueron las agresiones físicas, las detenciones y arrestos, otras formas de acoso, las acciones legales y las campañas de difamación. Los/as DDH del derecho a la tierra, el medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas fueron objeto de ataques en el 40 % de los casos documentados por Front Line Defenders.

Ivi Oliveira, una de las dos Coordinadoras de Protección de la organización en la región, observó:

Las violaciones contra los/as DDH que defienden derechos relacionados con el género, tanto los de la comunidad LGBTIQ+ como los de las mujeres, representan una cuarta parte de todos los/as DDH objeto de ataques. Esto demuestra que, a pesar de los avances significativos, estos sectores siguen siendo espacios peligrosos para los/as DDH. Incluso teniendo en cuenta que muchas violaciones contra estas defensoras y defensores de derechos humanos no se denuncian, como la agresión y el acoso sexual, estas personas participan en luchas interseccionales vinculadas a sus identidades a las que otros/as DDH no se tienen que enfrentar.

El Análisis Global 2020 documenta que los tres sectores más afectados de la defensa de los derechos humanos en términos de ataques no letales fueron: el derecho a la tierra, el medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas (21 %), los derechos LGBTIQ + (14 %) y los derechos de las mujeres (11 %). Para los/as DDH del derecho a la tierra, el medio ambiente y los derechos de los pueblos indígenas, la detención/arresto (27 %) y los ataques físicos (26 %) fueron las violaciones más frecuentes; los defensores y defensoras de los derechos LGBTIQ + fueron las personas que sufrieron más agresiones físicas (29 %) y detenciones/arrestos (11 %); y las violaciones más comunes contra los/as DDH de los derechos de las mujeres fueron las agresiones físicas (22 %) y campañas de difamación (14 %).

Cada año, el equipo de Front Line Defenders de Coordinación de Protección Digital (CPD) brinda apoyo técnico práctico en el terreno a cientos de defensores y defensoras de derechos humanos para mitigar los riesgos a los que se enfrentan en el ámbito digital. Debido al elevado número de DDH obligados a teletrabajar como consecuencia de la pandemia, la amenaza de interrupciones, acoso y otras acciones perversas por parte de ciberatacantes fue mayor que nunca. Más del 40 % de los problemas de seguridad a los que se enfrentaron los/as DDH que recibieron apoyo del CPD estaban relacionados con ciberamenazas y con el pirateo y haqueo de sus cuentas de redes sociales.

A pesar de la amplia gama de ataques contra los/as DDH, estas personas siguen liderando la generación de cambios sociales positivos, incluida la respuesta a la crisis de la COVID-19:

  • En Bielorrusia, donde las autoridades ignoraron la gravedad de la pandemia, la iniciativa cívica ByCOVID presionó y organizó a empresas y voluntarios/as locales para que proporcionaran a los hospitales kits de protección y equipamiento médico.

  • En Colombia, Bolivia y Brasil, las comunidades indígenas elaboraron folletos informativos adaptados a las lenguas y realidades de sus comunidades para ayudarles a minimizar el impacto del virus.

  • En Tailandia, en abril, el grupo comunitario contra la minería Rak Baan Heang, junto con el Centro de Recursos Comunitarios, denunció con éxito al Ministerio de Industria, al director del Departamento de Industrias Primarias y Minas y a seis funcionarios. El Tribunal de lo administrativo de Chiang Mai determinó que el proceso para otorgar la licencia era inconstitucional.

  • Las defensoras de derechos humanos sudanesas llevan años luchando para poner fin a la mutilación genital femenina (MGF). Finalmente el Gobierno ratificó en julio las enmiendas que criminalizan esta práctica. Además, las mujeres ya no necesitan el permiso de un pariente para viajar con niños y niñas.

  • Tras años de prácticas abusivas en Nigeria, la célebre Brigada Especial Antirrobo (SARS, por sus siglas en inglés) fue disuelta tras una campaña de base encabezada por jóvenes nigerianos/as. La campaña, denominada EndSARS, fue iniciada en las redes sociales en 2016 por un defensor y posteriormente en 2017 se hizo popular bajo el hashtag #ENDSARS en Twitter; finalmente el movimiento disparó el interés en internet el 3 de octubre de 2020 con un vídeo que mostraba a un agente de policía del SARS disparando a un joven nigeriano, lo que desencadenó protestas masivas.

Front Line Defenders continúa trabajando con los/as DDH para promover su seguridad mediante numerosos de programas de protección. Además de las capacitaciones en materia de gestión de riesgos y protección digital, la incidencia a nivel nacional, internacional y de la UE y la reubicación de emergencia, Front Line Defenders otorgó más de 700 subvenciones de protección a DDH en riesgo en 2020. Front Line Defenders también trabaja con DDH para diseñar campañas de visibilidad con el objetivo de contrarrestar las campañas de difamación y desprestigio que los ponen en riesgo.

________

1 Véase el proyecto HRD Memorial – www.hrdmemorial.org

Ubicación