Back to top
3 Enero 2017

Informe Anual del 2016 sobre Defensores/as de Derechos Humanos en Riesgo

Más de 1000 defensores/as de derechos humanos fueron asesinados, acosados, detenidos o sujetos a campañas de desprestigio u otras violaciones de sus derechos en 2016, reportó Front Line Defenders en el lanzamiento de su Informe Anual del 2016 sobre Defensores/as de Derechos Humanos en Riesgo.

Descarga el Informe

De acuerdo al informe, 281 defensores/as de derechos humanos fueron asesinados en 25 países, 49% de los cuales defendían la tierra, los derechos de los pueblos indígenas y el medio ambiente. Front Line Defenders encontró que en la amplia mayoría de los casos, los asesinatos estuvieron precedidos por advertencias, amenazas de muerte e intimidación que, cuando fueron denunciadas a la policía, fueron ignoradas rutinariamente. Además de los asesinatos, más de la mitad de los casos reportados por Front Line Defenders en 2016 se trataron de criminalización, una táctica que la organización llama "la primera opción de los gobiernos para silenciar a defensores/as y disuadir a otros".


Más de 1000 defensores/as de derechos humanos fueron asesinados, acosados, detenidos, o sujeto a campañas de desprestigio y otras violaciones en 2016, reportó Front Line Defenders durante el lanzamiento de su informe anual en Dublin. El Informe Anual del 2016 sobre Defensores/as de Derechos Humanos en Riesgo documentó cientos de agresiones físicas, legales y sociales hacia activistas alrededor del mundo en 2016.

De acuerdo al informe, 281 defensores/as de derechos humanos fueron asesinados en 25 países, 49% de los cuales defendían la tierra, los derechos de los pueblos indígenas y el medio ambiente. Front Line Defenders encontró que en la amplia mayoría de los casos, los asesinatos estuvieron precedidos por advertencias, amenazas de muerte e intimidación que, cuando fueron denunciadas a la policía, fueron ignoradas rutinariamente. El informe subrayó los efectos devastadores de los asesinatos de activistas en comunidades y movimientos sociales; de acuerdo a la investigación que realizó Front Line Defenders en Bangladesh, el rechazo de la policía a investigar amenazas de muerte y proteger a defensores/as llevó a un incremento en la auto-censura, desintegración de las redes de defensores/as y más de una docena de defensores/as de derechos humanos huyeron del país.

"Este informe honra a los cientos de defensores y defensoras asesinados en el 2016", declaró el Director Ejecutivo de Front Line Defenders Andrew Anderson. "Estamos en duelo por haberlos perdido y celebramos sus vidas y sus logros. Cada uno de los defensores y defensoras pacíficos que fueron asesinados es indignante. La escala de los asesinatos en Brasil, Colombia, Guetemala, Honduras, México y las Filipinas es una sentencia sangrienta para los gobiernos concernidos; demanda una respuesta urgente y sistemática".

Además de los asesinatos, más de la mitad de los casos reportados a Front Line Defenders en el 2016 fueron sobre criminalización, una táctica que una organización llama "la primera opción de los gobiernos para silenciar a defensores/as y disuadir a otros". La detención arbitraria fue usada ampliamente y puede tomar algunas horas en Nicaragua, para prevenir a defensores/as de participar en manifestaciones, a años de arresto domiciliar en China.

El Informe Anual subraya el caso del periodista Dawit Isaak, quien ha permanecido en régimen de incomunicación por más de 15 años en Eritrea. En mayo del 2016, el antiguo Coordinador de Protección de Front Line Defenders Abdulhadi Al-Khawaja completó su quinto año de una sentencia perpetua en prisión en Bahrein, a la cual fue condenado en 2011 después de décadas de estar dedicado al trabajo de derechos humanos.

En Europa, defensores/as de derechos humanos y organizaciones asistiendo a refugiados fueron acosados en Hungría, Polonia, Grecia y Turquía como resultado de un incremento en el sentimiento anti-inmigrante y la xenofobia. Francia y Turquía reaccionaron a los ataques terroristas restringiendo las libertades civiles, con Francia habiendo prolongado el estado de emergencia, restringiendo la libertad de manifestación pacífica y prohibiendo a varios defensores/as de protestar.

"Este año ha demostrado que Europa del Oeste no es inmune a serios retrocesos en materia de derechos humanos" declaró Andrea Rocca, Jefe de Protección de Front Line Defenders. "En Octubre, la Primera Ministra del Reino Unido Theresa May criticó a 'abogados de derechos humanos - activistas de izquiera' que han intentado llevar ante la justicia a soldados Británicos responsables por asesinatos en zonas de conflicto. Este tipo de estigmatización de defensores/as de derechos humanos y campañas de desprestigio que les ponen en peligro su seguridad física, son tácticas empleadas alrededor del mundo. Estos comentarios alimentan una narrativa insidiosa que cuestiona la naturaleza universal de los derechos humanos e impone el peso de la carga de defender la legitimidad de su trabajo pacífico y fundamental a los y las activistas".

Contacto de Prensa:

Erin Kilbride
erin@frontlinedefenders.org
+353 (0) 857423767
+353 (0) 897015786

Ubicación