Back to top
comundich

Coordinadora de Asociaciones y Comunidades para el Desarrollo Integral del Pueblo Ch’orti’ COMUNDICH

ONG

Coordinadora de Asociaciones y Comunidades para el Desarrollo Integral del Pueblo Ch’orti’ COMUNDICH es una organización dedicada a la protección de los derechos de los pueblos indígenas, que actualmente está representando a 48 comunidades indígenas pertenecientes al Pueblo Maya Ch’orti’ al Este de Guatemala. Las comunidades Ch’orti’ ubicadas en las municipalidades de Camotán y La Unión en el departamento de Chiquimula, cerca de la frontera con Honduras, cuentan con extremos niveles de pobreza y malnutrición.

A través de actos de violencia y la corrupción del sistema judicial, los terratenientes de la zona han logrado desplazar ilegalmente a las comunidades indígenas Ch’orti’ de sus territorios ancestrales. COMUNDICH está acompañando a las comunidades Ch’orti’ en los procesos judiciales de restitución de tierras de las que fueron desplazadas ilegalmente. La organización también se encarga de promover proyectos de desarrollo local para buscar nuevas formas de alimentar a las comunidades que se encuentran en extrema pobreza. Los y las integrantes de COMUNDICH han sido objeto de criminalización, ataques y amenazas, debido a su trabajo que realizan para la restitución de las tierras ancestrales de las comunidades Ch’orti’ en Guatemala.

Terratenientes del departamento de Chiquimula frecuentemente ejercen control sobre las comunidades indígenas enviando grupos armados con el objetivo de intimidar. En los últimos 10 años, siete líderes indígenas han sido asesinados, y en mayo de 2017, siete líderes indígenas de COMUNDICH fueron arrestados y aún se encuentran detenidos. La comunidades indígenas Cho’rti’ no son parte de los planes de desarrollo del gobierno y temen que dichos proyectos solo empeoren la situación de pobreza extrema de las comunidades y refuercen la presencia ilegal de los terratenientes en sus territorios ancestrales.

La violencia e inseguridad en general constituyen una seria preocupación, y los/as DDH continúan siendo blanco de amenazas y ataques en sus hogares y oficinas, que además suelen ser objeto de allanamientos y redadas ilegales. Todavía prevalece en el país un clima de impunidad respecto de las violaciones de los derechos humanos, pocos ataques a DDH se investigan y menos aún traen aparejadas condenas.